La piel nos habla

La piel nos  habla,  ¿La escuchas?

Si, suena a pregunta exotérica…, pero la piel nos habla, y muy bien. Nos habla de todos nuestros estragos, daños, alteraciones orgánicas, y es que no hay nada como ver bien y cada mañana mirarnos al espejo, ese fiel amigo del alma y también del cuerpo.

Cada parte de nuestra piel facial nos habla, y nos indica no sólo nuestro estado anímico, también el físico. No en vano, la piel es el órgano a donde van a parar desechos que el organismo rechaza y que proceden de secreciones internas.

Este reflejo de enfermedades o alteraciones  a través del rostro, y tiene que ver con el estudio oriental que comenzó hace la friolera demás 3.000 años,

Esa base de conocimiento se ha expandido al occidente, y en concreto dentro de la formación tanto de salud como de belleza. De hecho forma parte del aprendizaje estético y, si lo ponemos en práctica, es muy válido para hacernos una idea global sin entrar en recetas, en comprender y en conocernos mejor.

Existen muchas formas, algunas sólo a través de un órgano: el ojo, por ejemplo.  Otras veces se pueden analizar muchos rasgos del rostro, que van desde los pliegues, grosor de la piel, su tonalidad, hasta su brillo.

Hoy en día existen expertos que a través tan solo de tus rasgos identifican tu personalidad, sentimientos, miedos.

Pero vamos a ser “bellos” y os diremos las  alteraciones básicas  y principales que podemos ver en un solo vistazo.

¿El color de la piel lo dice todo? Sí, echarle un vistazo a la tonalidad de tu piel, este puede ser el comienzo de hacer un repaso a nuestra salud. Así que:

Color opaco: generalmente producido por estrés, cansancio, intoxicación.

Color lívido: trastornos ginecológicos

Color tierra: motivado por cualquier enfermedad infecciosa

Color oscuro: causado por fatigas, cansancio, excesos, estrés o intoxicaciones

¿Y las arruguitas verticales y horizontales? También nos hablan

Arrugas verticales entre cejo: alteraciones de hígado, o hígado intoxicado

Arruga horizontal en el seno de la nariz: es muy común, indica una predisposición a padecer alergias, y también la posible presencia de afecciones a los intestinos y/o aparato digestivo.

Arrugas en las comisuras de la boca y labios: las arrugas en la comisura pueden indicar falta de Vitamina B y los labios agrietados y resecos, pueden ser el resultado de la falta de vitamina C.

No olvides  la inflamación:

Inflamación de los ojos: puede ser por exceso de ingesta de azúcares, grasas.

Inflamación alrededor de los ojos: puede ser por simple falta de descanso, o también por falta de hierro, así como una mala circulación, hace que se produzca retención de agua en la zona e incluso una tonalidad más oscura.

Lo mejor para todo ello, es lo primero si realmente algo te preocupa acudas al médico y para equilibrarte, que saques tiempo siempre para ti y los tuyos, vida sana, y alimentación equilibrada, lo de siempre. Somos lo que comemos también, no lo olvides.

Y recuerda a lo mejor es  simplemente que te  hace falta un buen tratamiento de Belleza y Bienestar , con ese toque de mimo: es Esencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.